Eurobag dispone de una amplia gama de envases PET para envasar todo tipo de alimentos.

Los envases de Eurobag están especialmente preparados para envasar frutos secos, golosinas, comidas frescas y preparados, por su alta flexibilidad y excelente resistencia a la grasa, así como por su alta resistencia a temperaturas extremas (según el tipo de envase). Con gran rigidez y bajo espesor que garantizan una alta transparencia y permiten que sean apilables.

Los envases de plástico se usan con el objetivo de proteger, garantizar, prolongar la vida útil y la frescura de los alimentos. Existen envases de diferentes tamaños y materiales.

Según el material utilizado, los envases pueden presentar las siguientes características:

  • Alta impermeabilidad, flexibilidad y transparencia.
  • Mantener las cualidades del producto envasado.
  • Alta resistencia a agentes contaminantes.
  • Proteger de la posible contaminación al producto envasado.
  • Conservar y mantienen durante más tiempo el producto envasado.
  • Gran variedad de diseño de envasar.
  • Diferentes tipos de cierre.

El sellado de un envase es el factor fundamental que incide en la calidad del producto. El sellado es muy importante para:

  • Preservar las características organolépticas del producto.
  • Garantizar la inviolabilidad.
  • Aumento de vida útil.
  • Alargar el tiempo de caducidad.

Existen diferentes tipos de sellado:

  • Sellado en frío. Se utiliza la presión y adhesivos especiales autosellantes. Da lugar o fuerzas de adhesión inferiores y ofrece menos hermeticidad.
  • Sellado térmico o termosellado. Es el proceso de soldado de un termoplástico a otro termoplástico y otro material utilizando calor, a un tiempo y presión determinados.
  • Sellado vacío. Consiste en retirar todo el aire del interior del envase logrando aumentar el tiempo de caducidad, mantiene los olores y sabores de los alimentos y presenta buena higiene y calidad.